El abuso de las personas de la tercera edad adopta muchas formas diferentes, que en nuestro idioma pueden presentar las siguiente modalidades:

 

Malos tratos

 

Hablamos de maltrato al referirnos a las acciones directas, únicas o repetidas, que causan sufrimiento físico o psíquico a una persona mayor.

 

El maltrato físico comprende el daño corporal, las acciones que causan dolor o el deterioro físico que se produce por medio de la fuerza o de la violencia no accidental.

El maltrato psíquico incluye las conductas que provocan de forma intencionada miedo, angustia, tristeza, sentimiento de indignidad e inferioridad, o estrés.

 

 

Negligencia

La negligencia es un acto de omisión, descuido o falta de cuidados esenciales para cubrir las necesidades de una persona mayor, de modo que se evite el daño físico o psíquico.

 

Abuso

 

El abuso es una circunstancia en la que una persona se aprovecha de una situación de minusvalía de la víctima o de su incapacidad para defenderse frente al agresor. Se produce, igual que la negligencia, desde una situación de desigualdad en la relación entre víctima y agresor.

 

 

 

 
 

.
.

.

.

.