La Declaración de Toronto define así el concepto de abuso o maltrato de las personas que por razón de su edad se encuentran en situación de vulnerabilidad:

 

“El abuso de las personas de la tercera edad es un acto aislado o repetido, o la falta de una acción apropiada, que surge en el seno de una relación en la que hay una expectativa de confianza, y que causa daño o sufrimiento a una persona mayor."

 

Esta definición subraya entonces un hecho característico que lo diferencia de otro tipo de delitos: que quien lo perpetra ocupa una posición de confianza en relación a la víctima.

 

El abuso o maltrato puede tomar varias formas: físico, psicológico, emocional, sexual, financiero, o puede reflejar negligencia intencionada o no intencionada que vulnerae la integridad física, psíquica, sexual y económica, el principio de autonomía, o algún derecho fundamental que sea percibido por la persona o constatable objetivamente, con independencia del medio donde ocurra (familiar, comunidad, instituciones, etc.). 

 

La longevidad tiene consecuencias médicas y sociofamiliares que no siguen una evolución cronológica extensiva a todas las personas. En general, la proporción de personas dependientes es mayor a edades avanzadas, lo que supone diferencias de grado: por un lado, la ayuda bien intencionada puede llegar al extremo de anular a la persona en decisiones o acciones, por otro, el deseo de respetar su independencia puede llegar al extremo de que ignoren y desatiendan sus necesidades.

 

La vulnerabilidad de las personas de la tercera edad se vincula con frecuencia a afecciones y enfermedades físicas y/o mentales, y a una creciente fragilidad física y mental debido a que el envejecimiento implica una mayor susceptibilidad y menor capacidad de respuesta a las agresiones externas.

 

Factores familiares, culturales y socioeconómicos (pobreza, aislamiento, estereotipos, etc.) incrementan la vulerabilidad aunque la edad per se no debe ser considerada como un criterio de vulnerabilidad.

 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

.
.

.

.

.